Beltane, el Matrimonio Sagrado

0 Comentarios

Beltane es una fiesta celta de homenaje al Dios Belenos celebrada el 1º de Mayo (correspondiente al 1° de noviembre en el hemisferio sur). El nombre “Beltane” proviene del viejo idioma irlandés “Beltene”, del gaélico francés“Bealtaine” o del escocés “Bealtuinn” que significa “Fuego de Bel”.

 En la mitología celta Belenos (Belenus) es un dios luminoso cuyo nombre significa “fuego brillante”, “resplandeciente". Se le atribuían poderes curativos y sus funciones principales son la medicina y las artes.

Beltane es el comienzo de la luz, de la siembra y el pastoreo. Es una fiesta de alegría, colores y gracias. La energía que nos proporciona es más activa que reflexiva. Es la expansión que estará en nosotros a medida que el Verano galopa hacia su punto culminante.

Simbólicamente este día se marca la unión de la Diosa y el Dios, por ende las fuerzas femeninas y masculinas de la naturaleza.  Se celebra la fertilidad y la sexualidad, el ciclo de la fecundación y la floración. La leyenda dice que después de aparearse con la Diosa Madre Tierra y fecundarla, Bel murió para renacer como su propio hijo.

Representa la época propicia para todos los ritos de pasaje entre los períodos frío y cálido, entre la oscuridad y la luz, entre la muerte física y simbólica y el renacimiento espiritual. De manera general, Beltane es la festividad del cambio de ritmo de vida, del ritmo invernal se pasa al estival. La fiesta simboliza ese pasaje físico y espiritual.



Beltane se comienza a celebrar la noche del 30 de abril, ya que los antiguos celtas realizaban sus celebraciones en la puesta del Sol, del día anterior, porque contaban sus días de puesta de sol a puesta de sol. Y se seguía celebrando todo el día del 1 de mayo.

También es conocida como la noche de Walpurgis. Santa Walpurgis, muerta en el año 778 era venerada por los cristianos como protectora contra la hechicería. Su fiesta es el 1° de mayo coincidiendo con la fiesta pagana de Beltane y sus danzas noctunas alrededor del fuego. 

En la mañana del 1 de mayo se levantaban antes que amaneciera para recoger el agua del rocio (llamada agua salvaje) mientras este salía y amanecía, este agua la utilizaban para un sinfín de cosas, algunas de ellas eran: para hacerse baños de belleza (los cuales los hacían más atractivos en todos los aspectos, sobre todo en el sexual), para regar las plantas (haciendo así que crecieran mejor y fueran más fértiles, teniendo así más y mejores flores y frutos), también la bebían ellos mismos para tener más líbido y potencia sexual (puesto que este agua tenía la energía sexual de la noche anterior).

La tradición celta insiste sobre los fuegos rituales prendidos por los druidas mientras que pronunciaban  encantos y fórmulas mágicas. Entre esos fuegos se hacía pasar el ganado con el fin de protegerlos contra las epidemias durante todo el año, y particularmente en la época estival. Estos “fuegos de Bel” (Belenos) eran considerados como potentes elementos de exaltación y de purificación benéfica. 

En esta celebración durante los tiempos de los celtas se pasaban toda esa noche en el bosque bailando y cantando alrededor de grandes fogatas y del palo de mayo, las parejas maduras podían quitarse el anillo de boda y las restricciones que este implica, y hacer el amor al aire libre sin ninguna inibición con otras personas (siempre que ambas partes estuvieran de acuerdo y solo por esa noche). Esta costumbre fue llamada como “matrimonios del verde bosque”. Los hijos nacidos de estos enlaces eran llamados merry be- got “alegremente obtenidos” y se dice que aquellos que nacen en la fecha de esta celebración, tendrían algunos poderes especiales.

Las mujeres jóvenes usaban coronas de flores la cabeza y las mujeres casadas adornaban sus vestimentas con las flores, en honor a la Diosa Flora, también las casas eran decoradas con las flores de mayo (ya que las flores son un símbolo perfecto de la masculinidad y feminidad, el pistilo de la flor es su parte masculina, y en la base de la flor esta el ovario de esta, o la parte femenina). Al usar las flores como adorno honramos los principios masculinos y femeninos de la divinidad, y su perfecta armonía.

Una parte importante del ritual de Beltane es la unión simbólica del Dios y la Diosa, esto se conmemora con el cáliz ( símbolo de la Diosa) lleno de vino, donde le es introducida la daga (símbolo del Dios), marcando así su sexualidad. Luego de esto, se pasa la copa a cada uno de los presentes para que absorban en sus cuerpos y espíritus las fuerzas del amor y la fertilidad de la divinidad.

Beltane era un tiempo de gran actividad sexual, alegría y romanticismo. Astrológicamente este festival cae en el sensual signo de Tauro, el cual es gobernado por Venus, el planeta del amor, también la luna está con todo su poder sobre el signo de Tauro, trayendo así más poder a las emociones.


Fuente: 



Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Flor de Loto © 2013 - 2016. Con tecnología de Blogger.