La Danza del Vientre y el Culto a la Diosa

0 Comentarios


En el antiguo Egipto, Sumeria, Nubia, Babilonia e India, (así como muchas otras civilizaciones antiguas) donde dominaban los valores matriarcales, las mujeres han bailado diferentes estilos de danza del vientre. La energía femenina fue adorada y la Diosa era vista como la todo Poderosa: creadora, nutricia y destructora.

La Danza del Vientre fue utilizada en rituales mágicos para propósitos de la energía sexual, el incremento de la fertilidad, y para honrar a la tierra y al nacimiento. Sus movimientos están armonizados con los ciclos de la luna y conectaban a las bailarinas en un nivel de cinética a ritmos celestiales.



Las mujeres de los templos, en sus reuniones realizaban rituales de danza para otras mujeres como una forma de mostrar cuan potente y sexual podrían ser la feminidad, como una forma de expresión para abrazar su pasión. Usaban mudras (expresiones de las manos) con un significado profundo y se anclaban con sus pies para honrar la energía de la Madre Tierra.

La Danza del Vientre está conectada al poder de los ciclos de los misterios femeninos y es conocida por equilibrar las energías de la mujer.

En los templos de la Diosa Artemisa, durante la Luna Llena, las mujeres hacían vibrar sus caderas con el movimiento de "Shimmie" para despertar su energía sexual durante la ovulación, como el momento justo para poder procrear.  En el "Shimmie" se involucra un movimiento rápido en las nalgas, en el vientre y los muslos internos que al vibrar estimulan los ovarios.

Durante la Luna Nueva, al momento del sangrado, es decir, el tiempo de la Menstruación, las mujeres realizaban movimientos más suaves y serpenteantes, tomando la energía concentrada en una consciencia más interna.

Durante el parto las mujeres hacían movimientos lentos dibujando con sus caderas los movimientos de ochos y círculos. Una mujer mayor la rodeaba y tocaba un tambor mientras la mujer embarazada bailaba conectada con su respiración en sintonía con las contracciones.

De esta manera, el nacimiento se convirtió en un baile y los tambores durante esta danza evocaban un estado de trance, de una forma natural como el consumir opio. El nacimiento en este caso fue una iniciación en el misterio del poder de la energía femenina. Así una madre embarazada podía participar activamente durante el nacimiento de su bebé, conectando con su sensibilidad y su poder como mujer.



Hace aproximadamente, 4,000 años, el patriarcado basado en las religiones, conquistó la cultura matriarcal, pero la Danza del Vientre sobrevivió y se transformó en una industria de entretenimiento.

Mientras el imperio Otomano tomó el poder, las mujeres danzantes y gitanas bailarinas fueron contratadas para entretener solamente a mujeres dentro de un Harén, manteniendo la tradición de los templos, en que las mujeres bailaban exclusivamente enfrente de otras mujeres. En el final del Imperio Otomano, las restricciones religiosas fueron quitadas. Las mujeres fueron autorizadas para bailar en público, tanto enfrente de hombres como para mujeres.






Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Flor de Loto © 2013 - 2016. Con tecnología de Blogger.