El Poder de el Padre y el Hombre, la Energía Masculina

0 Comentarios

El padre, es esa parte de tu ser natural que posee la habilidad de la prosperidad y te provee de lo necesario para satisfacer tus necesidades y deseos. El padre constituye tu modelo o mentor social.

Decimos que las mujeres somos dadoras de vida, esto es verdad, aunque en realidad, esto no sería posible sin la acción del hombre que activa el proceso, ambos somos dadores de vida.

La figura del padre es fundamental para nuestro desarrollo, cuando está calificada en su propósito natural, es poder en acción para generar ideas, cambios, propósitos, objetivos y metas. Decisión consciente y deliberada. Su energía se expresa en voluntad y acción con propósito.

El principio creador masculino contenido en la figura del padre es movimiento, acción deliberada, se traduce en nuestro poder para exponer nuestros talentos, el padre nos conduce afuera de nuestro hogar, nos ayuda a separarnos de la madre para crecer y ser nosotros mismos, con su apoyo y ejemplo.

El padre naturalmente actúa para poner límites protegiendo al individuo y el interés del grupo. Establece el orden, ordena para proteger.

Al igual que madre, padre no hay sino uno, el que a cada uno de nosotros le tocó y es necesario que nos reconciliemos con nuestro propio padre y retornemos conscientemente al propósito natural del rol de padre, el principio creador masculino contenido en nuestro ser. Así estaremos abiertos y calificados para obedecer y mandar, eligiendo buenos líderes, mentores y maestros que nos acompañen en la vida.

Seas hombre o mujer, el hombre de tu vida, el que habita tu mente, es el molde que aprendiste de tu propio padre matizado con la percepción que tu madre te trasmitió de él. ¿Cómo es el hombre que aprendiste a ser? Ahora que eres adulto puedes crear tu propio molde, sumando a lo bueno de tu propio padre, el padre que habita en el corazón de tu mente.

Si eres una mujer es importante que recapitules y rescates el poder del padre para ti, así estarás calificando el poder del hombre que habita en el corazón de tu mente y estarás competente para elegir un buen hombre para ser pareja.

El hombre como la mujer merece reconocimiento. Ama y respeta al hombre que habita en tu interior, estarás acompasando con la vida moviendo y sintiendo la real naturaleza del principio masculino.

Cuando un hombre se impone a una mujer no está amándola, no se está amando en ella. El hombre se siente atraído por una mujer cuando acompasa con el principio masculino contenido en ella.


Un ser humano mujer u hombre, que se somete a la autoridad de otro haciéndolo responsable de su felicidad o de su desgracia, anula su poder evitando su responsabilidad, entonces estará condenado a sus propias cadenas.

Somos hombres y mujeres, diferentes por naturaleza, si cada uno se ocupa de hacer lo suyo moviendo la energía que naturalmente representa, estaremos viviendo en unidad armoniza, danzando con la vida y en la vida como parejas que aceptamos y movemos la ley natural de la polaridad presente en todo acto creativo.

Un hombre no lo será realmente si no está dispuesto a dejar que el principio activador, creador masculino funcione a su manera. Dicho de otro modo, debe confiar en sí mismo, en el buen poder de su masculino, gracias a la presencia interna de su principio femenino, estará listo para disfrutar a una mujer y acompasar con ella si siente que la mujer que habita en su interior lo aprueba como hombre y confía plenamente en él.

Tanto los hombres como las mujeres resignifiquemos el valor y el poder de lo masculino en nuestra vida. Que los hombres ocupen su lugar en la creación para que las mujeres los acompañemos con confianza y logremos evolucionar como humanidad. Ambos somos requeridos y tenemos nuestro rol en el proceso creador.

Adaptación del escrito de Martú
Fotografía: Mario Carvajal



Quizá también te interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Flor de Loto © 2013 - 2016. Con tecnología de Blogger.